¿Quién debe contratar el seguro de impago de alquiler?

hogar

⏯ Si prefieres escuchar que leer ¡dale al play!

Ya seas propietario o inquilino de una vivienda, habrás oído por ahí que existen diferentes tipos de seguros de alquiler.

Principalmente son dos: el seguro de impago de alquiler y el seguro de hogar. 

El primero está enfocado en proteger al propietario cuando el inquilino no paga su renta.

Y el segundo en salvaguardar la vivienda en sí, específicamente el continente. Es decir, la estructura. Pero esto solo será en caso de que tú como propietario contrates el seguro. Si lo hace el inquilino, protege el contenido.

A continuación, nos centraremos en el seguro de impago de alquiler. Y responderemos preguntas como: ¿quién debe hacerse cargo de pagarlo? ¿Qué cubre? o ¿Cuánto cuesta? ¿Existen alternativas?

Si te interesa, ¡quédate con nosotros!


¿Propietario o inquilino? ¿Quién debe pagar este seguro de alquiler?


Esta es la principal duda que tienen muchas personas respecto al seguro de impago de alquiler. Por ello, es la primera que vamos a resolver.

Para ello debes entender qué es lo que hace, o para qué sirve.

El seguro de impago de alquiler es aquel que sale al rescate del propietario cuando el inquilino deja de pagar la renta.

Imagina la situación: alquilas tu vivienda con el pensamiento de ganar un dinero extra al mes y, en lugar de ello, te encuentras con impagos, destrozos y la negativa a abandonar tu casa.

Tampoco es una situación tan descabellada. Ocurre diariamente. Y por ello precisamente existe un seguro de alquiler como este.

Si como propietario lo contratas, igualmente será un problema que tienes que resolver, pero te aseguras el pago de tu renta. Al menos el bolsillo no sufre.

Por lo tanto, ¿quién debe contratar el seguro de impago de alquiler? El propietario.

Es una medida de protección que muchas personas ya están tomando para cubrirse las espaldas y no salir perjudicados ante este tipo de imprevistos.

¿Qué ventajas tiene alquilar con seguridad de este modo?

  • La más clara: protección ante impago de la renta. Desde que se produce el impago, el seguro se hará cargo de abonar el alquiler.
  • Defensa jurídica. Después del impago hay que afrontar un largo proceso: desahucio, reclamación de daños, reparaciones…
  • Asistencia en el hogar. Algunos seguros incluyen también vandalismo y deterioros inmobiliarios que el inquilino pueda realizar.

¿Cuáles son los posibles inconvenientes? Mejor ir con cuidado.

Hay muchos seguros de impago de alquiler que se publicitan prometiendo el pago de la renta en caso de que el inquilino no lo haga. 

Y, luego, cuando sucede, te encuentras con que hasta que no haya una sentencia firme, no verás ni un euro. Hablamos de que puede pasar hasta 1 año desde que tiene lugar el primer impago.

Es decir, durante ese tiempo no tienes ni renta ni vivienda.

En el mejor de los casos, solo tendrás el tiempo de carencia que oscila entre 1 y 3 meses en los cuales tampoco tendrás ni renta, ni vivienda.

Esto es lo más destacable, pero también debes estar atento a las diferentes coberturas que ofrecen. No todos incluyen las coberturas que hemos mencionado arriba, ni otras como las que veremos en los próximos párrafos.

NOTA IMPORTANTE: aunque el seguro de impago de alquiler está especialmente dirigido a propietarios, los inquilinos también pueden contratarlo.

Aún sin ser lo habitual, muchos lo hacen para garantizar el pago ante imprevistos. Por ejemplo, la pérdida de empleo o la invalidez.


Otras preguntas frecuentes relacionadas


Si estás pensando en contratar un seguro de impago de alquiler, espera un momento. Antes de hacerlo, debes tener más información.

Y, sobre todo, aclarar algunos conceptos que, más tarde, te servirán para tomar la decisión correcta.


¿Cuánto cuesta el seguro de impago de alquiler?


La siguiente cuestión que debe interesarte es cuánto te va a costar disfrutar de un alquiler seguro.

Si eliges esta opción (ya verás que hay otras alternativas), deberás pagar entre un 3% y un 6% de la renta anual de tu vivienda.

Es decir, si estás alquilando tu casa por 1.000€ al mes, al año son 12.000€ y tu seguro te costará entre 360€ y 720€ al año.

El precio va a depender de la compañía aseguradora, pero digamos que ronda por estas cifras.

Así que, propietario, ya sabes cuánto cuesta el seguro de impago de alquiler. Compara ofertas y toma tu decisión.


inquilinos se preguntan quién debe pagar el seguro de impago


¿Cómo funciona el seguro de impago de alquiler?


Ya hemos visto que el principal beneficiario de este seguro de alquiler es el propietario y que, por lo tanto, es él quien suele contratarlo.

También hemos dado una orientación sobre cuánto dinero tendrá que desembolsar para ello.

Pero, ¿cómo funciona? 

Es muy sencillo. Cuando se produzca el primer impago, deberás comunicarlo a la aseguradora. Y en ese momento comienzan los trámites de reclamación de deudas y, posteriormente, de desahucio. Todos procesos que pueden tardar varios meses.

En algunos casos existe también lo que se conoce como período de carencia. Este es el tiempo que pasa entre que se produce el hecho que dispara el seguro (en este caso el impago del alquiler) y el momento en que el seguro paga la primera mensualidad. 

Adicionalmente, ten en cuenta que en tu póliza vas a tener descritos determinados supuestos que pueden ocurrir. Y las cantidades que se te abonarán en caso de que se dieran. Esto debes tenerlo presente incluso antes de contratarlo.

Esta información, junto a los requisitos del seguro de impago de alquiler, es lo que debes conocer de manera firme, antes de dar ningún paso.


¿Qué cubre?


Normalmente, el seguro de impago de alquiler, además del impago de la renta, tiene otras coberturas adicionales que conviene que conozcas.

Pueden variar de una aseguradora a otra, por lo que te aconsejamos comparar y pensarlo bien antes de elegir una.

Las más comunes son:

  • Asistencia jurídica
  • Indemnización por daños y/o vandalismo
  • Reclamaciones por reparaciones
  • Deudas de suministro
  • Gastos de cerrajero

¿Existen alternativas a estos seguros?

Tal y como te adelantamos en los primeros párrafos, existen alternativas a los seguros de impago de alquiler.

Una de ellas es el Alquiler Garantizado de Wolo. Este incluye:

  • Cobertura de impagos por tiempo ilimitado pase lo que pase
  • Cobro mensual del alquiler desde el primer momento, pague o no el inquilino 
  • Servicios de defensa jurídica
  • Indemnización por destrozos
  • Cambios de cerradura en todos los accesos
  • Mediación entre propietario, inquilino y terceras partes involucradas
  • Un equipo de asesores inmobiliarios siemrpe a disposición

Además, puedes alquilar tu piso con Wolo totalmente gratis y te ofrecemos:

  • Búsqueda y validación de los mejores inquilinos (la primera línea de defensa ante impagos)
  • Fotografía profesional de la vivienda, publicación y gestión de visitas
  • Una búsqueda proactiva de inquilinos con acciones de marketing y publicidad
  • Valoración de la propiedad online, en una llamada y con estudios de mercado en tiempo real
  • Asesoramiento del equipo de expertos   en todo momento con comunicación directa
  • Acceso a la documentación 24/7 y uso de la plataforma para poder controlar todo tu alquiler, sin perder el control en ningún momento.
La principal diferencia entre el Alquiler Garantizado y el seguro de impago de alquiler es la tranquilidad de saber que no solo estarás cubierto cuando un inquilino deja de pagar la mensualidad, sino que te quita marrones de encima desde el primer momento que decides alquilar tu vivienda. Esto supone ciertas ventajas:

  • Tranquilidad. Todo un equipo gestionará el alquiler de tu vivienda sin que tengas que preocuparte por la situación del proceso.
  • Seguridad. No tendrás que vivir pensando en cobrar la mensualidad, tampoco por perseguir a los inquilinos, ni por ningún tema judicial.
  • Ahorro de tiempo. Tu tiempo es tuyo y no tendrás que dedicarle ni un minuto, si tú quieres, al alquiler de tu vivienda. 

Sea cual sea la alternativa que elijas, cúbrete las espaldas para tener un alquiler seguro.
 
Te recomendamos contar con un servicio que te garantice el cobro de tu renta y que, en caso de conflictos con los inquilinos, te proteja y te defienda.

Si quieres que te asesoremos de forma personalizada, escríbenos.

Te daremos toda la información que necesitas para que puedas tomar una decisión.

También te podría gustar...