Devolución de la fianza de alquiler: cómo hacerlo y qué es posible descontar de ella

Devolver la fianza del alquiler

Como seguro sabrás, cuando alquilas tu piso, el inquilino debe pagarte una fianza como fondo para posibles daños e impagos en el futuro. En el post de hoy, queremos hablar sobre este concepto y, especialmente, sobre la devolución de la fianza del alquiler y los casos en que tienes derecho a descontar parte o incluso quedarte íntegramente con ella.

La fianza de un piso de alquiler, el cuánto, el cómo y el cuándo

Según la normativa, el inquilino debe entregar en concepto de fianza el dinero equivalente a un mes de renta en el caso de alquilar una vivienda. Cuando el inmueble se va a usar para un fin diferente al de vivienda (por ejemplo, oficina), la fianza debe corresponder a dos mensualidades.

El pago tiene que hacerse en metálico (en algunas comunidades, como Madrid, también puede hacerse por transferencia) y en el momento de firmar el contrato de alquiler, y tienes hasta 30 días naturales desde la entrega de las llaves para devolver la fianza a tu antiguo inquilino.

En este sentido, como propietario, no puedes recurrir al dinero de la fianza mientras tu piso esté alquilado. Es decir, llegado el momento de devolver la fianza a tu inquilino, debes disponer de la cantidad que te pagó; de lo contrario, el inquilino podría demandarte por daños y perjuicios.

Desde Wolo, recomendamos que, al devolver las llaves del piso, firmes con tu inquilino un documento de fin de alquiler en el que se indique por escrito la modalidad de devolución de la fianza, ya sea en metálico y en el momento, o bien mediante transferencia bancaria.

¿Tienes un piso para alquilar?

Alquila tu piso rápido, seguro y 100% online

Solicitar información

Devolución de la fianza de alquiler: qué puedes descontar de ella

Como hemos explicado antes, la fianza del alquiler no es un dinero “para el propietario”, sino un fondo disponible para hacer frente a diferentes situaciones que pueden darse cuando tu inquilino deja el piso. Veamos, pues, en qué casos tienes derecho a descontar parte de la fianza.

Impago del alquiler

Si tu inquilino tiene pendiente una mensualidad, puedes quedarte con el importe de la fianza equivalente a la mensualidad y devolverle el resto. En caso de que la deuda sea superior a la fianza, deberás exigirle el resto del pago por vía judicial. En este sentido, una práctica muy frecuente es pagar el último mes de alquiler “con la fianza”. Pero esto, además de no ser legal, no es recomendable: ¿qué pasaría si después de devolver la fianza descubrieras desperfectos en la vivienda? ¿Cómo justificarías que esos daños fueron efectivamente provocados por tu antiguo inquilino si ya no vive en el piso? La cosa se complicaría…

¿Qué se puede descontar de la devolución de la fianza de alquiler?

Suministros pendientes de pago

Como ocurre en el punto anterior, también puedes quedarte con parte de la fianza para pagar los suministros pendientes (luz, gas, agua…) si están domiciliados a tu nombre.

El consumo realizado durante la vigencia del contrato de alquiler corresponde al inquilino; el problema viene cuando el periodo de facturación no coincide con la fecha en que la persona deja el piso (algo muy frecuente).

Por ejemplo, si el periodo de facturación de la luz se hace el día 25 y tu inquilino deja el piso el día 1 del siguiente mes, lo más práctico es que descuentes de la fianza la cantidad correspondiente a esos 5-6 días de facturación.

Dejar el piso antes de tiempo

Según el Artículo 11 de la Ley de Arrendamientos Urbanos, el inquilino puede dejar el piso pasados los primeros seis meses de contrato siempre que avise al propietario al menos 30 días antes.

También añade la posibilidad de que el propietario indique en el contrato de alquiler que no devolverá la fianza si el futuro inquilino abandona el piso antes de tiempo.

Desperfectos en la vivienda

Los desperfectos en la vivienda suele ser el caso más problemático a la hora de devolver la fianza de alquiler íntegra o descontar parte de ella.

Y es que existen varias razones por las que pueden producirse estos desperfectos: daños por mal uso del inquilino (o, si el piso está subarrendado legalmente, daños que causen “los inquilinos del inquilino”), daños provocados por obras, etc.

En este sentido, como comentamos en el post sobre las obras en un piso de alquiler, las pequeñas reparaciones corresponden al inquilino, según la cantidad especificada en el contrato. Es decir, si tu inquilino abandona el piso y hay reparaciones pendientes (grifos que gotean, enchufes que no funcionan, cristales dañados…), puedes descontar de la fianza el dinero de estas reparaciones.

Un punto especialmente conflictivo es la pintura. Como propietario, debes pintar de nuevo la vivienda para dejarla en perfecto estado para el siguiente inquilino. Pero, si es el antiguo inquilino quien la ha estropeado, será él quien deba afrontar el gasto.

Recordamos aquí que el inquilino no puede pintar la vivienda de otro color sin consultar al propietario. Si aun así lo hace, el propietario tiene derecho a exigirle que la vuelva a pintar del color original (o, en su defecto, no devolver la fianza del alquiler para hacer frente a este gasto).

Limpieza del piso

El caso de la limpieza también es bastante delicado, pues puede ser algo subjetivo.

Lo que sí es objetivo es que el inquilino debe dejar el piso en el mismo estado en que se lo encontró el primer día, y esto incluye la limpieza. Si, una vez marchado el inquilino, consideras que es necesaria la intervención de profesionales para la limpieza, puedes descontar de la fianza estos servicios.

En cualquier caso, y ya que es una cuestión delicada, lo más recomendable es hacer fotos del estado de limpieza antes de la entrega de llaves (cuando el inquilino se muda al piso).

¿Sabías que existe una plataforma de alquiler de pisos 100% digital con un servicio de Alquiler Garantizado? En Wolo ayudamos a los propietarios a encontrar inquilinos de confianza (de esos con los que no tendrás ningún problema a la hora de devolver la fianza), y garantizamos el cobro de su alquiler de forma puntual, sin excepciones.

Si eres propietario de un piso y quieres alquilar y vivir con la tranquilidad de tener buenos inquilinos y cobrar siempre, ponte en contacto con nosotros y tendrás tu piso alquilado en solo 9 días.

¡Súmate a la plataforma de alquiler de pisos más valorada del país!

También te podría gustar...