¿Cuándo y cómo hay que aplicar la actualización del alquiler al IPC?

Como cualquier producto o servicio, la renta de los alquileres está sometida a la actualización del IPC. Esto quiere decir que, si el IPC ha subido desde la firma del contrato, el propietario de la vivienda tiene derecho a aplicar la subida correspondiente, y, si ha bajado, el inquilino tiene derecho a una reducción.

Las dudas de los propietarios suelen ser relativas a cuándo y cómo se aplica la actualización del IPC en el alquiler, por lo que en este post daremos todas las claves.

¿Qué es el IPC?

El IPC, sigla de Índice de Precios al Consumo, es un indicador que mide cuánto ha crecido o decrecido un país a nivel macroeconómico.

El valor del IPC lo calcula y lo comunica el Instituto Nacional de Estadística el día 15 de cada mes, tomando como referencia el precio de los productos que más consumen los españoles y comparándolos con los meses anteriores. Si el IPC es positivo, significa que los precios han subido, mientras que, si es negativo, que estos han bajado.

Ya que la Ley de Arrendamientos Urbanos no especifica qué índice debe usarse a la hora de actualizar la renta de los alquileres, el más usado es el IPC. Es importante saber, eso sí, que la cláusula de actualización debe estar indicada en el contrato, de lo contrario, el alquiler no podrá actualizarse.

¿Tienes un piso para alquilar?

Alquila tu piso rápido, seguro y 100% online

Solicitar información

¿Cómo se actualiza la renta según el IPC?

Para actualizar el alquiler en función del IPC, es necesario acceder a la web del INE y consultar cuál es el IPC dos meses antes de que el contrato de alquiler llegue a la anualidad.

Hay que tener en cuenta que, si el IPC es mayor desde la firma del contrato, la renta subirá; pero, si es inferior, la renta deberá reducirse.

¿Cuándo se actualiza el IPC en un alquiler?

La actualización del alquiler se lleva a cabo cuando el contrato cumple un año desde su firma, y se hará en la misma fecha en los años siguientes. Es decir, la actualización se produce solo en los “aniversarios” del contrato, no todos los meses, sin importar si el IPC varía o no durante el año (que es lo más habitual).

Cuando el propietario haya calculado la actualización como antes hemos indicado (tomando el IPC de dos meses antes), tendrá que comunicarle la subida o la bajada de la renta a su inquilino 30 días antes del pago de la mensualidad.

Caso práctico de actualización del alquiler al IPC

Imaginemos un contrato de alquiler de vivienda con una renta mensual de 1000 € que cumple un año el 1 de marzo.

El IPC a día 15 de enero es del 5%, por lo que el propietario debe comunicar a su inquilino que la renta, a partir del 1 de marzo y durante todo el siguiente año, será de 1050 €/mes: (0,05 x 1000) + 1000.

¿Qué ocurre si el inquilino no puede pagar la actualización del alquiler?

Si, ante una actualización positiva del alquiler, el inquilino no puede hacer frente a la subida, tiene la posibilidad de negociar con el propietario la nueva renta que tendrá que pagar.

De hecho, esto es lo más recomendable para los propietarios que están contentos con su inquilino: priorizar la tranquilidad que supone contar con un buen inquilino por encima del incremento de la renta.

No obstante, en caso de no haber llegado a un acuerdo, el inquilino podrá proceder al desistimiento del contrato de alquiler, es decir, abandonar la vivienda antes del vencimiento natural del contrato.

Medidas extraordinarias aplicables en 2023

Debido a la guerra en Ucrania, el Gobierno aprobó en marzo de 2022 una serie de medidas para paliar la subida de precios, entre ellos, los de los alquileres de viviendas urbanas.

Una de las medidas más importantes fue la limitación de la subida de los alquileres al 2%. Este plan de acción entró en vigor en abril de 2022, pero el pasado noviembre el Gobierno decidió ampliarlo hasta diciembre de 2023.

Para los considerados grandes tenedores (la persona física o jurídica que sea titular de más de diez inmuebles urbanos de uso residencial o una superficie construida de más de 1.500 m2 de uso residencial, excluyendo garajes y trasteros) es de obligado cumplimiento, es decir que, el aumento no podrá en ningún caso superar este 2%

Para los demás, aquellos propietarios que no sean considerados grandes tenedores, puede pactarse una subida de renta distinta con el inquilino, siempre que exista acuerdo entre las partes. En caso de no existir acuerdo, este aumento no podrá superar el 2%.

Hay que tener en cuenta que se trata de una medida provisional y que solo es aplicable a arrendamientos de viviendas residenciales. Quedan excluidos, por tanto, los alquileres de locales, oficinas, viviendas turísticas, etc.

Con esta medida extraordinaria, los contratos que “celebren su aniversario” este 2023 solo podrán aumentar la renta un 2%. Por ejemplo, un alquiler de 1000 €/mes se actualizará como máximo a 1020 €/mes: (0,02 x 1000) + 1000.

Si eres propietario de un piso en alquiler, en Wolo encontraremos a los inquilinos ideales en solo 9 días y de forma totalmente digital.

Alquila tu piso con la plataforma inmobiliaria mejor valorada del país y cobra puntualmente la renta con nuestro servicio de Alquiler Garantizado.

También te podría gustar...